martes, 15 de febrero de 2011

Hay canciones que por más que las escuche, nunca dejan de hacerme sonreír o de hacerme llorar e incluso puedo descubrir nuevos acordes, distintas melodías o voces que realmente me hacen viajar.