viernes, 4 de junio de 2010

No es irrelevante.

Se sentía el crujir de las hojas bajo mis pies cuando caminaba, aquel sonido me gustaba, era mi mejor pretexto para salir a caminar esas tardes de otoño. Me recordaba años pasados de mi vida que ahora veía como pequeñas fotografías en mi cabeza que me recordaban cuan feliz podía llegar a ser, como con las cosas más simples una sonrisa brotaba. & si de los detalles está echa la felicidad yo creo que el que más me gustaba era la sencilla melodía que provenía de las campanas que tintineaban cuando la puerta de mi casa se abría, su sonido siempre me llamaba, me hacia elevar la vista y también contemplar la inmensidad del mundo, lo misterioso que es el cielo cuando el sol esta a punto de esconderse, cuando los pájaros vuelan, con esa libertad que los caracteriza "con la fortuna de poseer libertad" ...